5 formas de procesar el coco en casa: leche y harina de coco

Segunda y tercera parte de la serie: cómo hacer la leche de coco y cómo preparar tu propia harina a partir de ésta.

Esta es la segunda y tercera parte de la serie en la comparto 5 maneras de procesar el COCO en casa. Hoy te quiero mostrar, cómo hacer la leche de coco y cómo preparar tu propia harina a partir de ésta.

Con un poco de organización es mucho lo que podemos hacer en casa para nuestro beneficio. Procesar ciertos alimentos además de sencillo, puede darnos un mejor entendimiento de lo que ingerimos, por eso, en esta serie, comparto algunas formas para convertir el fruto del coco en ingredientes que pueden ser la base de muchas preparaciones del día-día, así como algunas ideas (que verás en otras publicaciones) de cómo utilizarlos para que no te falte inspiración. Si no has visto la primera parte en la que te hablo del coco rallado o deshidratado, puedes hacerlo aquí.

La leche y harina de coco se han convertido en productos alternativos y sustitutos en muchos casos de ingredientes convencionales. De los dos, la harina es quizás el que ofrece mayores desafíos al momento de emplearse, dada su capacidad de adsorber humedad… pero lejos intimidarme, me reta a conocer cada vez más.

“Leche” de coco y harina de coco

¿Cómo la llamamos: leche, bebida o extracto vegetal? Estamos claros que la leche tal como señala Wikipedia “es una secreción nutritiva de color blanquecino opaco producida por las células secretoras de las glándulas mamarias o mamas de las hembras de los mamíferos, incluidos los monotremas”, sin embargo, la R.A.E., tiene una definición más amplia e incluye a las bebidas o extractos blanquecinos de plantas, frutas y semillas, así que el término “leche” no parece ser tan mal empleado como muchos suponíamos.

La leche de coco se obtiene a partir de la mezcla de la pulpa de la fruta y agua, a través del cual se extraen los componentes solubles en este medio líquido. Su concentración varía en función de la cantidad de agua utilizada en el proceso.

La leche de coco se obtiene a partir de la mezcla de la pulpa de la fruta y agua.
Leche de coco recién preparada: Proporción 1:1,5 (1 parte de pulpa x 1 y 1/2 de agua)

La harina de coco es un subproducto de la leche y es la fibra que resulta luego de su filtrado y que luego es secada a baja temperatura. Es aromática, mucho más ligera que el coco rallado o deshidratado y supone mucho menos cantidad de grasa que la contenida en la leche.

¿Por qué preparar leche y harina de coco en casa?

  • Puedes controlar el nivel de concentración de la leche: desde ligera hasta lo más cremosa que desees en función de la aplicación que desees proporcionarse. 
  • Son ingredientes que sirven de base de muchas preparaciones del menú cotidiano. 
  • Obtienes productos completamente naturales, así sin más. 
  • El proceso es muy sencillo. 
  • Es súper amigable con el bolsillo. 

¿Cómo preparar leche y harina de coco en casa?

Necesitarás extraer la pulpa de la fruta y procesarla con agua caliente en una licuadora de buena potencia para obtener un extracto tan ligero o cremoso como desees.

La harina de coco, se obtiene una vez se tamice el extracto y se seque la fibra a baja temperatura en el horno. Ésta al estar bastante hidratada, requerirá de mucho más tiempo (4 horas aprox.) en comparación al estimado en la preparación de coco rallado o deshidratado, pero hay atajos que puedes tomar para reducir ese tiempo a minutos.

Es complicado hacer harina de coco sin antes extraer la grasa de la pulpa. Ésta a diferencia de la almendra u otros frutos secos, tiene una consistencia mucha más dura, por tanto, si la trituras en un procesador de alimentos, terminarás extrayendo su grasa antes de que se pulverice completamente.

La harina de coco es un subproducto de la leche y es la fibra que resulta luego de su filtrado y secado a baja temperatura.

Datos adicionales

  • La leche de coco natural, se separa en dos capas luego de estar en reposo y aún en ambientes calurosos como los de estos días: 27 °C. El aceite del coco se endurece y se suspende en la parte superior del extracto, dejando el líquido en la parte inferior. Basta con removerla (fría o tibia) para unificar su consistencia antes de su utilización. En ocasiones, dicha separación podría ser conveniente para ciertas preparaciones en las que se requiera utilizar la parte con mayor consistencia y el líquido por separado. En la industria y dependiendo de la marca, suelen utilizar emulsionantes o estabilizantes para evitar esta condición y lograr una presentación más atractiva al consumidor. 
  • En muy pocas ocasiones (basada en mi experiencia) la leche de coco no se separa… queda de tarea entender la razón. 

Leche de coco luego de una hora de reposo
Leche de coco luego de 1 hora de reposo: Proporción 1:1,5 (1 parte de pulpa x 1 y 1/2 de agua)

  • Encontrarás en la red, algunas referencias que hacen mención a procesos denominados 1ra. y 2da. extracción, relacionados con el proceso en el que se obtiene dos consistencias de la bebida en un solo proceso… puede resultar más engorroso pero también es válido. 
  • Dato curioso: la harina de coco resultante del proceso casero es muy ligera (mucho volumen y poco peso), en comparación con la harina de coco comercial. Sé de algunos productos que obtienen la harina de manera similar al método casero, con la diferencia que a partir de la extracción de la grasa de la pulpa, producen aceite de coco, pero… ¿añadirán otros componentes?, también queda de tarea validar. 

¿Te animas a probar? Acá dos ejemplos de proporciones de pulpa de coco y agua para lograr dos extractos con densidades distintas y cómo se procesa la fibra para obtener la harina de coco.

Leche y harina de coco caseras

Perfil: bebida blanquecina, aromática y de consistencia variable. Harina aromática y muy ligera.
Porciones: el rendimiento en volumen dependerá del tamaño de la fruta y la opción de proporciones seleccionada. La pulpa de un coco ocupa alrededor de 40% de la fruta.
Tiempo de Preparación: 30 minutos + tiempo de horneado.

Ingredientes:
- 1 coco maduro.
- Agua caliente.

Proporciones:
Opción 1 (leche ligera): 1 parte de pulpa de coco x 3 partes de agua (ambas en volumen).
Opción 2 (leche cremosa): 1 parte de pulpa de coco x 1 parte de agua (ambas en volumen).

Elaboración:
Opción 1 y 2: leche de coco.-
1.- Retira la pulpa del coco maduro siguiendo el procedimiento que se señala aquí y córtala en trocitos pequeños. Mide su volumen para determinar la cantidad de agua caliente que utilizarás. Incorpora los ingredientes (la cantidad total o en tandas, dependiendo de la opción que hayas seleccionado) en la licuadora y procesa por al menos 3 minutos. Cuela la preparación… me resulta fácil y rápido hacerlo primero en un colador de malla común y luego en un colador de tela de trama fina. Reserva la leche hasta que enfríe completamente a temperatura ambiente. Lleva al refrigerador o congelador.

*Harina de coco.- 
1.- Esparce de manera uniforme la fibra resultante del proceso anterior en una bandeja para hornear. Hornea a 210°F (100°C) por al menos 4 horas o hasta que sientas al tacto que la fibra haya perdido toda su humedad. Remueve cada hora u hora y media de manera que la deshidratación ocurra de forma pareja.

2.- Retira del horno, deja enfriar a temperatura ambiente. Procesa en una licuadora para obtener una textura fina y sin grumos.

3.- Almacena y lleva al refrigerador o congelador.

Notas Adicionales:
  • La leche de coco puedes almacenarla en porciones en el congelador para su posterior uso. Deberás removerla o licuarla para unificar su consistencia luego de descongelarla.
  • (*) Si te resulta demasiado el tiempo requerido para secar la fibra en el horno, puedes intentarlo en la cocina: agrégala a un sartén y cocina a fuego medio-bajo hasta que sientas al tacto que la fibra haya perdido toda su humedad. Debes remover constantemente para asegurar que la distribución del calor sea pareja.

¿Qué te ha parecido? Espero como siempre que este post te sea de utilidad.

Nos leemos pronto ❤️,

Ninoska

2 comentarios

  1. Me ha encantado tu entrada de hoy.
    Adoro el coco.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  2. Wow Nino,super interesante tu post, me encantó!!!!!! lo guardo en mi compendio de recetas importantes en la cocina. Adoro el coco

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna apreciación, duda u observación?... anímate y déjame tu comentario, me encanta leerte¡