7 de junio de 2016

Pan campesino pintado con zanahoria

Pan Campesino con Zanahoria

La pintura es una de las formas de expresión que más admiro... es fascinante ver la habilidad que tienen muchísimas personas para representar en una obra, sus pensamientos, emociones, visiones o simplemente su interpretación de lo que son capaces de captar a través de sus sentidos.

Según Wikipedia... "La práctica del arte de pintar, consiste en aplicar, en una superficie determinada —una hoja de papel, un lienzo, un muro, una madera, un fragmento de tejido, etc. una técnica determinada, para obtener una composición de formas, colores, texturas, dibujos, etc."... ¿y qué sucede si esa superficie es un Pan Campesino? después de todo, pintar es pintar y cada quien puede tener su forma de desarrollar esa habilidad 😊.

El pan campesino es un pan tradicional y rústico con el cual muchos de los venezolanos acompañamos nuestras comidas... se prepara en todas las panaderías (¡ahora no tanto por supuesto!) y el que lo compra siempre.... siempre suele degustar un pedazo (o varios) aún tibio antes de trasladarlo a su destino final 😱.

Pan Campesino con Zanahoria

Ésta es una adaptación de la receta del Pan Campesino del libro "Panes Venezolanos" de Juan Carlos Bruzual. Ha resultado un pan muy aromático, de miga mediana y concha gruesa. La zanahoria aporta muchísimo en el sabor y en el aspecto de su corteza. Su sabor es neutro y es perfecto para combinar con dulces o salados. Es realizado con el método directo y a pesar de que la zanahoria también mejora su conservación, te sugiero congelarlo en rodajas si luego de día y medio, aún no lo has consumido en su totalidad.

Pan Campesino con Zanahoria

Pan Campesino de Zanahoria

Su preparación contempla pocos ingredientes y el proceso es bastante sencillo y sin complicaciones. El único punto de atención está en el horneado, dado que incluye pasos adicionales para simular el ambiente de un horno de panadero y lograr una corteza algo crujiente.

La masa en densa, fácil de trabajar y dado la poca cantidad de levadura que contiene, solo pide el descanso necesario para poder desarrollar su sabor y aroma.

Si no te gusta el color naranja de la zanahoria, puedes cambiar la paleta de colores y sustituirla por remolacha (betabel) u otra verdura, siempre asándolas en el horno para evitar incorporar más hidratación.

¡Pinta y llena todo de COLOR! 🎨

Pan campesino con zanahoria
Porciones: rinde 2 panes de aprox. 566 grs.
o tres de 377 grs.
Tiempo de Preparación (no incluye tiempo de espera ni de cocción): 40 minutos.

Ingredientes:

- 560 grs. de harina panadera.
- 40 grs. de harina de trigo integral.
- 3 grs. de levadura seca instantánea.
- 250 grs. de puré de zanahorias asadas.
- 150 grs. de agua filtrada.
- 12 grs. de sal.
- 30 grs. de miel.
- 100 grs. de zanahoria cruda rallada gruesa.

Elaboración:

1.- Prepara el puré: retira la piel de las zanahorias, pícalas en trozos y cúbrelos con papel de aluminio. Colócalas en una bandeja y hornéalas de 30 a 45 minutos a 180 °C (356°F), hasta que estén blandas. Retíralas del horno y tritúralas hasta formar un puré.

2.- Mezcla un poco de agua de la preparación con la sal hasta diluirla por completo. Resérvala.

3.- Mezcla (método manual o con amasadora) el resto de los ingredientes a excepción de la zanahoria cruda. Cuando observes que la harina se haya hidratado medianamente, incorpora la mezcla de agua y sal. Verás que a los pocos minutos se formará una bola de masa homogénea. Sigue amasando intensamente por 10 minutos más hasta que esté suave. Pica la masa en trozos pequeños y mézclalos con la zanahoria cruda rallada. El vegetal aportará un poco más de humedad, así que amasa hasta que se haya adsorbido por completo y quede bien distribuido. Deja reposar por 2 horas en un recipiente enharinado y tapado.

4.- Desgasifica la masa y divídela en dos porciones de aprox. 566 grs. Cúbrelos y déjalos reposar por 20 minutos más.

5.- Toma una de la porciones y con la ayuda de un rodillo forma un cuadrado de 30 x 30 cm. Toma las dos esquinas superiores y llévalas al centro del cuadrado, de manera de que formes una especie de triangulo. Enrolla la masa de arriba hacia abajo, es decir desde la punta del triangulo hasta llegar al borde. Pellizca los bordes con la puntas de tus dedos para asegurar que queden bien sellados. Con las dos manos, toma la masa y realiza movimientos de arriba hacia abajo (como si fuera un rodillo) presionando hacia los extremos hasta que tenga una longitud de aprox. 40 cm. Coloca la masa con el cierre hacia abajo en una bandeja o tabla en la que hayas colocado papel de horno (yo utilicé papel de aluminio enharinado). Repite este procedimiento con la otra porción. Pulveriza agua sobre los panes y espolvorea harina sobre la superficie. Cúbrelos y deja levar por 1 hora y 1/2.

para el horneado:

1.- Calienta el horno a 220 °C (450 °F) con dos bandejas metálicas dentro: una de ellas en la base o piso y la otra en la mitad donde colocarás los panes. Cuando el horno esté caliente, espolvorea más harina sobre los panes si lo deseas y con una hojilla o exacto realiza 3 cortes (de profundidad aprox. 1 y 1/2 cm.). Desliza los panes sobre la bandeja que está caliente en el horno, ayudándote con el papel que colocaste debajo de ellos.

2.- Agrega 300 ml de agua caliente sobre la bandeja que está en la base del horno (cuidado que se generará vapor) y cierra la puerta inmediatamente. Hornea por 20 minutos.

3.- Abre la puerta del horno, retira la bandeja con agua, baja la temperatura a 160 °C (330 °F), cierra nuevamente la puerta y hornea por 30 minutos más.

4.- Retira los panes del horno y déjalos enfriar sobre una rejilla.

Notas adicionales:

1.- Por favor, cuidado con el vapor en el proceso de horneado, especialmente cuando abras la puerta del horno.

2.- Por limitaciones de espacio, no pude colocar los dos panes en el horno de manera simultánea. Para solucionar esto, a la mitad del tiempo total de la segunda fermentación, coloqué uno de los panes en el refrigerador. Cuando el primero de ellos estuvo listo, retiré el otro del refrigerador y repetí todos los pasos del proceso de horneado.

4 comentarios :

  1. Ohhh que pan más bonito, me encanta esa corteza gruesa, tan dificil de conseguir en el horno casero. Nunca lo he probado con zanahoria, una buena excusa para pintarnos la vida de colores :)

    Bellisimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, tal cual Maru, ahora más que nunca necesitamos de muuuuuucho color. Un abrazo!

      Eliminar
  2. que apetitoso se ve Ninoska!!!! y para nada parece un pan casero, te quedó perfecto, hermoso y colorido!!!! lo tendré presente para hacerlo apenas posible

    ResponderEliminar

¡Anímate y déjame tu comentario!