6 de diciembre de 2016

Dulce de lechosa en confitura y pastelitos #glutenfree


Una variación de nuestra tradicional dulce de lechosa es el relleno de estos deliciosos pastelitos, perfectos para tu mesa de navidad.

Esta receta es una variación de nuestro tradicional y delicioso dulce de lechosa. Pero si quieres ir más alla y preparar un bocadillo sencillo, distinto y exquisito para compartir con amigos o en familia en estas navidades, estos pastelitos dulces serán bienvenidos en tu mesa.

Pastelitos #glutenfree de dulce de lechosa en confitura: un bocadillo sencillo, distinto y exquisito para compartir en estas navidades.

Para muchas personas es motivo de satisfacción y orgullo tener su propio huerto en casa, y papá es una ellas. Cada vez que tengo la oportunidad de visitarlo, su emoción por compartir sus pequeñas cosechas es realmente contagiosa... sus plantas consentidas son las de lechosa (papaya) que aunque suelen proporcionar frutas a lo largo de todo el año, en ésta temporada todas parecen estar felices (tal vez por tanta lluvia) y han producido al máximo de sus capacidades.

 —¿pero qué voy hacer con tantas lechosas?, —y papá respondió—, —pues... haga dulce de lechosa... y la verdad es que esa conserva que tradicionalmente se elabora en navidad, es uno de los dulces que prefiero que haga mamá, sin embargo, tenía que resolver con algo y luego mostrarle a papá lo que había hecho con su tan preciado tesoro, así que se me ocurrió hacer una variación utilizando los mismos ingredientes que usa mamá: lechosa verde, piña, azúcar, especias y modificar su textura a una que me fuera sencillo utilizar en las preparaciones que me gusta hacer... me puse manos a la obra, ralle muy finamente la lechosa verde de manera de hacer una confitura y... ¿cuál fue el resultado?... un dulce de lechosa que parece cabello de ángel 😄😄😄. Es muy cómico escuchar de todos quienes la han probado decir: —¡hmmmm, que rico está este cabello de ángel!, —¿dónde conseguiste cabello de ángel?. 

Lechosa (papaya) verde, el ingrediente principal del dulce de lechosa en confitura.
Lechosas (papayas) verdes con distintos estados de maduración: muy verde y verde

Dulce de lechosa en confitura: una variación del tradicional y delicioso dulce de lechosa venezolano.

Dulce de lechosa en confitura: una variación del tradicional y delicioso dulce de lechosa venezolano.

Es una confitura deliciosa, delicada, perfecta para comer solita, para utilizar como relleno y es ideal para compartir, por eso cuando mi amiga Angélica del blog Bizcochos y Sancochos me invitó a su Parrandón Navideño, que organizó para impulsar el intercambio y la colaboración entre compañeras blogueras, de inmediato pensé en llevar esta receta y para hacerla aún más especial, preparé con ella unos suculentos pastelitos dulces.

Pastelitos #glutenfree de dulce de lechosa en confitura: un bocadillo sencillo, distinto y exquisito para compartir en estas navidades.

La masa quebrada que utilicé es una versión sin gluten de mi querida Maru del blog El Gato Goloso y la puedes encontrar aquí... no tengo intolerancias alimenticias, pero si me gusta administrar los recursos que tengo y la harina común, la tengo reservada para otras preparaciones, además como suelo comentar, las alternativas que son más amigables con el organismo, son bienvenidas y ésta es una de ellas, básicamente porque la harina de trigo, aunque me encante, acidifica mucho más el organismo en comparación con otras harinas... pero eso es otro tema.

¡Espero disfrutes de toda esta dulzura! 😋😋😋


Dulce de lechosa en confitura y pastelitos #glutenfree
Perfil: Pastelitos semi-dulces, crocantes y rellenos
de una delicada y especiada confitura de lechosa.
Porciones: 10 pastelitos de 10 cm. de diámetro
Tiempo de Preparación: 60 minutos + tiempos de cocción y espera.

Ingredientes:

Para la confitura:
- 500 grs. de pulpa de lechosa verde picada en trozos grandes.
- 250 grs. de pulpa de piña madura picada en trozos.
- 100 grs. de azúcar blanca granulada.
- 2 cucharadas de jugo de limón verde.
- 1 rama de canela.
- 2 clavos de olor.
- 1 cucharadita de extracto de vainilla.
- De 1/2 a 1 taza de agua filtrada (opcional en función del grado de maduración de la lechosa).

Para la masa:
- 400 grs. de mezcla de harina gluten free para masa quebrada (mi mezcla fue de harina de arroz, almidones de maíz y yuca, leche en polvo y goma xanthan... más detalles aquí)
- 4 cucharadas de azúcar blanca granulada.
- 1 cucharadita de polvo de hornear.
- 1/4 cucharadita de sal.
- 200 grs. de mantequilla sin sal cortada en cubitos y muy fría.
- 2 huevos medianos ligeramente batidos.

Ademas necesitarás:
- Huevo batido para pincelar.
- c/n de azúcar granulada para el topping (utilicé azúcar morena).


Elaboración:

Confitura:
1.- Ralla la lechosa verde por el lado fino de un rallador y agrega a una olla. Ralla también la pulpa de la piña, esta vez por el lado grueso del rallo e incorpora al recipiente junto con el resto de los ingredientes a excepción del agua y la vainilla. Cocina a fuego medio-bajo por 40 minutos aprox. o hasta que observes que la lechosa esté cristalizada. Retira del fuego, añade el extracto de vainilla, mezcla y deja enfriar a temperatura ambiente. Lleva a la nevera y utilízalo al menos un día posterior a su preparación, así los sabores se intensificarán.

El agua la necesitarás si el grado de maduración de la lechosa que utilices es "muy verde" (ver fotografía arriba), es decir, sus semillas son blancas y su pulpa no tiene ningún color distinto al verde muy claro, en este caso, incorpora el agua de a poco para humedecer la confitura. Para el caso en que la lechosa presente signos de maduración: sus semillas sean negras y la pulpa presente tonos de color amarillo o naranja, lo más probable es no necesites el agua, dada la humedad que tiene la fruta en ese estado ("verde").

Masa:
1.- En un bol mezcla la harina gluten free, la mantequilla, el azúcar, el polvo de hornear y la sal con la ayuda de un tenedor, de manera que se forme una textura de arena. Añade los huevos ligeramente batidos y sigue trabajando la mezcla hasta que adquiera una consistencia homogénea.

2.- Coloca la masa entre dos láminas de papel de horno o film y aplánala con un rodillo hasta obtener el espesor deseado (yo la hice delgada: 3 mm. aprox.). Refrigera la masa por unos minutos para que adquiera una consistencia un poco más firme.

Pastelitos:
1.- Retira la masa del refrigerador y corta círculos del mismo diámetro para las bases y para las tapas (utilicé un aro de 10 cm.).

2.- Incorpora aprox. 35 grs de confitura sobre las bases. Haz un corte en el centro de las tapas con la figura de tu preferencia y colócalas sobre las bases (tapas y figuras). Sella los bordes con la ayuda de un tenedor y ubica los pastelitos en una bandeja de horno con papel encerado. Lleva al refrigerador.

3.- Cuando lo desees, retira los pastelitos del refrigerador, pincela con huevo batido y espolvorea sobre ellos azúcar granulada. Hornea a 375º F (190º C).  de 15-20 minutos hasta que los pastelitos estén ligeramente dorados (en mi caso 18 min.).

4.- Retira del horno, deja enfriar a temperatura ambiente y disfruta.

Pastelitos #glutenfree de dulce de lechosa en confitura: un bocadillo sencillo, distinto y exquisito para compartir en estas navidades.

Notas adicionales: 
  • Puedes hacer la preparación por partes (confitura y masa), reservar en el refrigerador y armar el día en que tengas previsto degustarla.
  • La lechosa verde se conserva en perfectas condiciones en el refrigerador por muchísimo tiempo (más de 1 mes).
  • Si te sobra algo de masa como a mi, puedes reservarla en el congelador para futuras recetas.

No olvides acompañarnos al Parrandón Navideño... hay delicias preparadas con mucho cariño.


¿Cómo te enteras de todo lo que pase en Burbujas de Recuerdos?... suscríbite y recibirás las novedades en tu E-mail

23 comentarios :

  1. Hola! No conocía tu blog! Tienes unas recetas riquísimas. Me ha encantado esta receta con ese dulce de papaya y la forma que le has dado con esa estrellita. Gracias al parrandón navideña de nuestra amiga Angélica nos hemos conocido y me alegro mucho. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Patty, yo también me alegro mucho por este encuentro. Ya visité tu cocina y me gustó mucho, adoro la gastronomía italiana, así que seguiremos en contacto.

      Gracias por visitarme,

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. Ninoska!!! Al fin me como uno de tus pastelitos jaja, qué bellos te han quedado! Me hiciste recordar a mi papá con sus siembras...A él le encantaba el cabello de ángel, mi mamá siempre lo preparaba para Semana Santa; más nunca comí desde que murió hace unos cuantos años ya, creo que tampoco es fácil de conseguir...pero volviendo a tu dulce, nunca pensé en comer la lechosa así en un relleno y me parece fenomenal y es verdad, por el color parece un cabello de ángel!!
    Tus fotos lindísimas como siempre!! Muchas gracias por participar con esta rica receta con sabor de nuestra tierra.
    Te dejo un beso grande, weeepaaaa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj si Angélica por fin!! lo de la apariencia de cabello de ángel fue una percepción de los que tuvieron la oportunidad de probarla, a mi jamás se me hubiese ocurrido... pero como todos coincidieron, no me resistí y les dí la razón!

      Gracias por tus lindos comentarios y por compartir tus experiencias personales!

      Un besote y este bochinche está muy bueno!

      Eliminar
  3. ¡¡Hola!! ¡¡Qué blog tan bonito tienes!! lo estoy conociendo gracias al Parrandón Navideño, y me estoy llevando una grata alegría al conocer tantos blogs nuevos para mi. Y como no, ¡¡me encantan estos pastelitos!! Bueno, y que he aprendido bastantes cosas con esta entrada. No sabía que a la papaya se le llamaba lechosa, y que se podía hacer con ella una especie de cabello de ángel fantástico, por cierto.
    Estos pastelitos son ideales para cualquier mesa navideña. ¡¡Me encantan!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel, muchas gracias por visitarme y por tu lindo comentario. Que bueno que te haya gustado esta propuesta que comparto con mucho cariño. Para mi también ha sido enriquesedor este Parrandón, porque he conocido gente súper linda y me ha dejado ideas que me van a facilitar la existencia en la cocina jejeje,

      Un fuerte abrazo, espero seguir viéndote por acá y espero también tu receta para seguir aprendiendo y disfrutando!

      Eliminar
  4. Ninoska que ricura!!!!! sabes que yo prefiero el dulce de lechosa con piña como lo has hecho tu, en casa se hace el tradicional, yo espero visitar a mi comadre Nancy para comer este dulce con piña, ya este año me parece que lo voy a hacer yo misma con tu receta ... las fotos estupendas como siempre!!!!! felicitaciones!!!!!! ahhh y ni hablar lo original de preparar los pastelitos gluten free ... eso también debo probarlo!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Melba, a mi también me gusta solo la versión con piña... le da ese toque acidito delicioso. La masa de Maru te va a gustar mucho, tiene una textura súper rica y delicada cruda y cocina... me encantó!

      Como siempre, gracias por tu linda apreciación.

      Un besote!

      Eliminar
  5. Menudos dulces más bonitos, tan bien hechos y con una pinta de comértelos todos y no dejar ni uno. Por cierto, en estos momentos estamos de sorteo en mi blog, así que te animo a participar: Azúcar y Orégano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario... buenísimo, ya me paso por tu blog y ver de que se trata.

      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Que monada de pastelitos y encima sin gluten. Vengo a través de Angélica y es un placer conocerte, el domingo publico mi receta.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida y encantada de conocerte Rosa... esperaré tu receta con entusiasmo!

      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Ninoska que lindos pastelitos, me encanta el color del dulce de papaya verde, lo guardo combinado con piña se me hace agua a la boca. Te felicito, una idea muy buena para aprovechar las lechosas en cosecha, sin duda tu padre quedaría sorprendido.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nati, a papá le gusto mucho y tengo que prepararle más 😏

      Un beso!

      Eliminar
  8. Nino, cierto que se parece al cabello de angel jajajaja, te han quedado hermosos y no veo el momento de prepararlos en casa así, con piña. Me encanta la lechosa y tus preparaciones también.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Maru, el cliente siempre tiene la razón jejeje. Espero puedas prepararlos.

      Un besote!

      Eliminar
  9. Amigas de la parranda, gracias por venir a compartir con nuestra amiga Ninoska quien nos recibe con tanto cariño, se que algunas no conocían este lindo blog y por eso es que me gustan tanto estos encuentros. Abrazos para todas y que siga la fiesta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Angélica por incluirme... lo estoy disfrutando un montón. Te felicito, eres una excelente anfitriona!

      Besitos!

      Eliminar
  10. No conocía esa fruta, me gustaría probarlos con diferentes rellenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Romina, con rellenos de diferentes frutas seguro que debe quedan muy bien.

      Gracias por pasarte por acá.
      Saludos!

      Eliminar
  11. Ninoska, que divinos y preciosos pastelitos dulces. En casa (Mérida) hacemos en diciembre el tipico dulce de lechosa y piña, jejej una ricura. Y tu creación me parece una exclente idea, y ni se diga la masa gluten free, yo tampoco sufro de ninguna intolerancia, pero me gusta experimentar con todo tipo de ingredientes, y esta receta me parece excelente.
    No conocía tu blog, que bueno que más paisanas esten por estos mundos blogeriles, me quedo por aquí para seguir tus creaciones.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María, que chevere que te gustó la receta... Espero seguirte viendo por acá para recibirte con mucho cariño.

      Un abrazote!

      Eliminar
  12. Ninoska es un placer haberte conocido gracias a este parrandón. Gracias por tu visita a mi blog y por esta deliciosa receta doble que nos regalas para este evento.

    Espero seguir visitando tu cocina a menudo

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar

¡Anímate y déjame tu comentario!