7 de abril de 2016

Pasos para preparar una rica mermelada de guayaba con especias

Frasco de mermelada de guayaba con especias

La combinación de sabores dulces y salados es uno de los clásicos que casi siempre dan buenos resultados, especialmente si dicha fusión se realiza entre una rica mermelada de guayaba y un alimento lácteo como el queso blanco y más aún si todo esto forma parte del relleno de un Pan Andino Venezolano.

Este exquisito pan solía ubicarlo en algunos establecimientos de Caracas, pero evidentemente “la crisis” ha hecho de las suyas y ya no está taaaaaan disponible y cuando lo consigues te das cuenta que su calidad ha variado. En mi empeño de seguir comiendo lo que me gusta, aprendí hacer este tradicional manjar, incluyendo por su puesto la mermelada, la cual es uno de los elementos que resalta los matices del resto de los ingredientes. 

Preparar mermeladas es una de las maneras más prácticas de procesar las frutas, flores o los vegetales que más nos gustan. También es ideal para conservar los productos que estén de temporadas o aquellos cuyo precio suba estrepitosamente como suele ocurrir acá en Venezuela de un día para otro.

Hay todo un mundo de metodologías y términos bastante interesante detrás de la elaboración de mermeladas, pero ésta preparación gracias a las características propia de la guayaba tiene el éxito asegurado y sin complicaciones.

Frasco de mermelada de guayaba con especias

Algunos expertos recomiendan utilizar partes iguales de azúcar y frutas para lograr un producto de calidad en términos de sabor y durabilidad, sin embargo, aún cuando su criterio es respetable, tanta azúcar no puede ser apropiada para nuestro organismo, especialmente si sumamos la contenida en un poco de mermelada y la que ingerimos en el día.

Me gusta disfrutar de una buena porción de mermelada, apreciar el sabor de sus ingredientes y no sentir que estoy sobrecargando mi organismo sin razón alguna. Por eso, dependiendo del tipo fruta, flor o vegetal que esté utilizando, sólo agrego un 25% de azúcar con relación a su peso total y para generar un producto de calidad, me aseguro que la materia prima esté en su mejor estado y utilizo el proceso de esterilización para incrementar su conservación.

Disfrutemos el acto de comer, no se trata de excluir todo lo que nos gusta, sino de lograr el balance en lo que ingerimos a lo largo del día


Esta versión, densa, untuosa, es ideal para rellenar panes y tortas, acompañar cachapas de plátanos y panquecas… una mermelada con exquisito sabor a guayaba, nada empalagosa, aromatizada con canela y anís estrellado.

¡A disfrutar!

Mermelada de guayaba, densa y untuosa

Guayabas, canela y anis estrellado


Mermelada de guayaba con especias
Perfil: Mermelada densa, untuosa y aromática,
ideal para rellenar panes,
tortas o como acompañante de panquecas y crepes.
Porciones: Rinde aprox. 600 gramos.
Tiempo de preparación: aprox. 40 minutos.

Ingredientes:

- 1 kgr. de guayabas maduras y firmes.
- 250 grs. de azúcar morena o papelón granulado(yo utilicé papelón granulado).
- 3 ramitas de canela.
- 3 anís estrellado.
- 2 cucharadas de jugo de limón.

Elaboración:

1.- Lava las guayabas y pícalas (con concha y semillas) en trozos pequeños. Colócalas en una olla de acero inoxidable preferiblemente (las ollas de hierro, aluminio o cobre se calientan mucho) junto con el azúcar y deja macerar por 1 hora, de manera que la fruta desprenda sus jugos. Incorpora 1 cucharada de jugo de limón, las especies (las coloco en una bolsita hecha con una tela de tejido abierto para luego retirarlas con facilidad) y lleva a fuego medio-bajo por 20 minutos. Deja enfriar un poco.

2.- Retira las especias y procesa la fruta con una licuadora de mano o un procesador de alimentos. Cuela la preparación (con paciencia porque la mezcla es densa ☺️) para retirar los restos de semillas y concha.

3.- Lleva al fuego nuevamente (medio-bajo) y añade la otra cucharada de jugo de limón. Revuelve constantemente para evitar que se queme o se pegue al fondo. Notarás que está lista cuando la mermelada comienza a despegarse o veas el fondo de la olla. (15-20 minutos).

4.- Retira del fuego y agrega a los frascos de vidrio inmediatamente.

Para envasar la mermelada:

1.- Esteriliza los frascos de vidrio y tapas, sumergiéndolos en una olla con agua hirviendo por alrededor de 10 minutos. Coloca en el fondo un paño de algodón muy limpio para evitar que los golpes de agua hirviendo los sacuda contra el fondo.

2.- Con la ayuda de una pinza, retira los frascos, las tapas y colócalos boca abajo sobre un paño de cocina limpio hasta que escurran (aprox. 10 min).

3.- Voltea los frascos y agrega la mermelada caliente hasta llenarlos por completo (hasta el borde). Tápalos muy bien y colócalos nuevamente boca abajo por 5 minutos. Voltea los frascos y déjalos enfriar totalmente a temperatura ambiente. Guárdalos en un lugar seco, fresco y protegido de la luz. Yo suelo guardarlos en el refrigerador porque los utilizo rápidamente.

Conservación: De acuerdo a varias referencias, una mermelada envasada bajo este método, puede durar varios meses (sin abrir, en lugar fresco, seco y oscuro). Sin embargo, sólo he tenido la oportunidad de validar su conservación una vez abierta y refrigerada, el cual según mi experiencia es entre 1 y ½ - 2 meses (la temperatura de mi refrigerador es de aprox. 3 °C).

1 comentario :

¡Anímate y déjame tu comentario!